Un fin de año con gratitud

ansiedad
El mes de diciembre es un mes estresante para muchas personas. Sobre todo, para aquellas que no desean ir al ritmo que la sociedad propone e impone como naturales.

Diciembre es un mes para enmarcar en un cuadro y colgarlo en el consultorio psicoterapéutico. La sociedad impone un ritmo social, cultural y de consumo que no se equipara con otra época del año. Por eso es importante estar preparados y no sucumbir ante tanta presión sin ningún sentido. 

¡Advertencia!

El fin de año puede hacer mal.

«Ojalá se termine el año pronto».

«No puedo más».

«Estoy esperando las vacaciones tachando los días que faltan».

Diciembre puede hacer mal.

Nochebuena, Navidad y el 31 de diciembre pueden hacer muy mal.

Cierres, actos, reuniones, planificaciones, eventos familiares, vacaciones en puerta, regalos, comidas, chupi, amigos, despedidas, familiares…

Uffff… un combo peligroso. 

El punto es:

Venimos muy quemados durante el año, muy golpeados y maltratados.

Llamalo como quieras: no te alcanza la plata, no tenés laburo, la inflación te absorbe el bolsillo, te inundan con noticias del fin del mundo todos los días, la guerra, la contaminación, la pobreza…

Uffff… Tu salud mental al filo.

En definitiva, lo único que hacen es agregar carga pesada a tu mochila cansada.

Te propongo algunas estrategias para sobrevivir al fin de año

  • Planificá el mes. 

Establecé cuáles son las cosas más importantes y organizate en función de ellas.

Una buena forma de hacerlo es pidiendo ayuda o delegando las tareas sencillas.

  • Por este mes, utilizá las redes sociales lo menos que puedas.

Ya sé, es mucho pedir. A veces nos sumergimos en Instagram, no podemos parar y después quedamos rebotando horas sin dormir o descansar.

  • No es necesario estar bien en diciembre

NO. 

Así que podés sacar a pasear todas tus emociones con total tranquilidad: miedos, angustias, infelicidades, tristezas.

Aceptar lo que nos toca, a pesar de los mandatos sociales.

  • Meditar, meditar, meditar…

Hay métodos de autoconocimiento y exploración interna, como el Mindfulness, que te permiten estar conectad@s con el presente en el momento presente.

Dedicate 15 o 20 minutos al día para respirar lento y profundo y encontrar tu eje. Estar sol@ te va a permitir recargar pilas y energías.

  • No hagas un zafarrancho con tu alimentación.

Ojito, ojete… las comilonas en diciembre hacen estragos. No es necesario comer todos los turrones y almendras con chocolate que pasen cerca tuyo.

Es saludable que te controles y sigas con tus comidas habituales.

  • Cuando es no, es NO.

Una de las cosas más difíciles de la vida: aprender a decir que no, sobre todo a familiares y amigos. Los desbordes vienen muchas veces por ahí.

Cuando te animás, y no tenés ganas de hacer determinadas cosas, no hay nada más lindo que decir que no.

Y si al fin y al cabo terminás tirando un rato la toalla y te toca ir a esa cena que no tenés ni ganas o ver a gente que no te interesa en lo más mínimo, te propongo el LADO B:

  • Intentá conectar con personas que te contengan
  • Hacé lo mejor que consideres para vos, no para el resto
  • Es solo una fecha, no se define absolutamente nada.

Sobre todo, sin mirar el vaso medio vacío.

Es un buen momento para conectarte con vos, con lo que hiciste, con quién sos y ver el verdadero valor que tenemos las personas cuando podemos agradecer y reconocernos.

Cuidarnos es una buena forma de preservarnos y relacionarnos con el prójimo.

La gratitud es una virtud que ejercemos aquell@s que nos ayudamos un@s a otr@s.

Sin esperar nada a cambio.

Es una forma de vida. Una elección.

Y tiene muchos beneficios para la salud física y emocional.

Te sugiero pasar estos días intensos, poniendo en práctica sentimientos de gratitud hacia y con otr@s.

A fin de cuentas, a fin de año no pasa nada especial.

Si necesitás ayuda, podés contactarme por aquí.

Hasta la próxima.

Marian Pérez

Marian Pérez

Lic. en Psicología M.N 57060 Especialista en trastornos de ansiedad y TOC Instructora de Mindfulness Directora de No Sos Tu Ansiedad

Deja un comentario

Sé parte de la comunidad de ansios@s

Llena el formulario para suscribirte a la newsletter

Si te suscribís a mi comunidad, mensualmente recibirás un email con contenidos relacionados a la ansiedad: como podés transformarla, encontrarte con vos, descubrir tu esencia y explorar tus potenciales.

Selecciona tu moneda